Área del Parque Salamanca en la margen oriental de Bocas de Ceniza.

Corpamag autorizó construir parque eólico en límites del Parque Salamanca

En el río Magdalena, frente a Las Flores y hasta el Dique de Contracción en la margen oriental, dio licencia ambiental para que instalen 12 aerogeneradores.

Por José Granados Fernández
X @JoseGranadosF

Además de las constantes quemas y la deforestación, el Parque Isla Salamanca enfrenta otro peligro para su flora y fauna, en especial las aves migratorias.

30dias.co conoció que, tras bambalinas, se abre paso otra controversia interinstitucional por cuenta de un parque eólico que la Corporación Autónoma Regional del Magdalena, Corpamag, le autorizó construir en el río Magdalena, frente a Barranquilla, a la empresa Grand Energy.

La nueva amenaza para el ecosistema y la biodiversidad fue ventilada públicamente, este sábado, por Sandra Vilardy, bióloga marina y doctora en ecología y medio ambiente, quien en su cuenta de X denunció: ¡Hoy es el día de las aves migratorias, pero una autoridad ambiental regional le dio licencia a un proyecto de energía eólica en un área Ramsar y área de especial importancia para la conservación de las aves migratorias! #GlobalBigDay”.

El mensaje en la red social, de quien hasta hace siete meses fue viceministra de Políticas y Normalización Ambiental, apuntaba a la licencia ambiental de construcción y operación que el ex director de Corpamag Carlos Díaz Granados Martínez, a través de la Resolución 6970 del 13 de diciembre de 2023, otorgó para el Parque Eólico Fluvial Río Grande de la Magdalena, que funcionará durante 25 años.

“Es una situación muy problemática la autorización de esa licencia en un área de importancia ambiental como es el Humedal Ramsar Ciénaga Grande de Santa Marta y en los límites del Parque Salamanca, que ya tiene otros problemas; esta, además, es una zona Aica (Áreas Importantes para la Conservación de las Aves), es decir, estos son determinantes ambientales que Corpamag no tuvo en cuenta al otorgar la licencia”, dijo Vilardy a 30dias.co.

Aerogeneradores contra aves migratorias

También advirtió la exviceministra sobre daños que puedan sufrir especies como la población de manatíes que vive estable en esa zona de Salamanca.

Detalles del proyecto

La resolución de Corpamag en poder de 30dias.co hace una descripción pormenorizada del parque eólico, desde cómo será construido, el área que abarcará, los equipos que importarán e instalarán, la forma como transferirán e interconectarán al Sistema Eléctrico Nacional la energía que generarán y las responsabilidades que tendrá la empresa constructora, entre otros detalles.

El Parque Eólico Fluvial Río Grande de la Magdalena funcionará sobre la margen oriental, en un área de 628.702 metros cuadrados, o 62.87 hectáreas, en territorio del municipio de Sitionuevo, Magdalena, en cuya jurisdicción se localiza el Parque Salamanca.

Tendrá 12 gigantescos aerogeneradores, estructuras de gran magnitud en acero y un peso descomunal de 900 toneladas cada uno, que serán instaladas en el lecho del Magdalena, es decir a orillas, en el límite, del parque natural.

Sus pilotes irán enterrados en el río a 60 y 120 metros, pero no se especifica a qué distancia de la ribera.

De acuerdo con las coordenadas, el primer aerogenerador será instalado casi al frente del barrio Las Flores y el último quedará unos metros antes del Dique de Contracción, que está a 2 kilómetros de la desembocadura de Bocas de Ceniza, donde el mar desbarata lo poco que queda del Tajamar Oriental.

Debe comenzar a operar en dos años

Las turbinas que instalará Grand Energy son de la marca Vestas. Los aerogeneradores tendrán tres palas o aspas, igualmente gigantescas, cada una de 85 metros de largo y 35 toneladas de peso; además un enorme rotor de 174 metros de diámetro.

Cuando entren a funcionar, las aspas harán un barrido de 23.779 metros cuadrados.

Las especificaciones técnicas indican que cada aerogenerador tendrá una subestación base; éstas serán conectadas a una barcaza flotante que a través de un grueso cable subfluvial enviará la energía a Barranquilla para que sea utilizada por el Sistema Eléctrico Nacional.

En una presentación que la empresa Grand Energy hace del proyecto indica que “se espera que comience operaciones en el segundo trimestre de 2026”.

No pasó el Plan de compensación biótica

Sobre la generación eléctrica llama la atención que la resolución firmada por Díaz Granados señala: “Es importante resaltar que al instalar doce (12) turbinas de 9.5 MW (megavatios) cada una, la capacidad instalada nominal es de 114 MW y que, de acuerdo con las pérdidas (técnicas) estimadas, la carga real será de 99.9 MW, situación que nos obliga a requerir en la presente resolución que otorga la licencia ambiental para que el usuario no supere la capacidad de 99.9 MW para ser competencia (sic) de Corpamag; en el evento que sobrepase dicha capacidad, la licencia ambiental deberá ser trasladada a la ANLA (Agencia Nacional de Licencias Ambientales) por cuestiones de competencia”.

Si bien la Resolución 6970 señala que el estudio presentado por obtener la licencia “cumple a cabalidad” con todos los términos de referencia para la construcción y operación de este tipo de proyectos eólicos, Corpamag dijo que no había claridad en cuanto al Plan de compensación del componente biótico, que en un ecosistema como el Parque Salamanca hace referencia a toda la materia orgánica viva: animales, plantas, hongos y microorganismos.

Pese a esa falta de claridad, que llevó a no aprobar el Plan de Compensación, para lo cual le concedió al solicitante 6 meses de plazo para que presentara uno nuevo, Corpamag determinó que era “viable otorgar la licencia ambiental”. Es decir, dieron prioridad a lo técnico sobre la protección medioambiental.

Primeras advertencias

Corpamag envió a Parques Naturales el Estudio de Impacto Ambiental del parque eólico. Tras analizarlo, esta entidad respondió: “consideramos que el proyecto tendría afectaciones sobre la diversidad biológica”.

Así lo señaló, el 14 de marzo pasado, Guillermo Santos Ceballos, Coordinador del grupo de trámites y evaluación ambiental, en carta enviada al director de Corpamag, Alfredo Martínez Gutiérrez.

“Es importante advertir acerca del necesario análisis de aspectos asociados al proyecto, ya que podrían presentarse potenciales afectaciones relacionadas con la mortalidad por colisión de aves y mamíferos voladores (murciélagos), el desplazamiento de especies por modificación del hábitat, con un “efecto de barrera” o de fragmentación ecosistémica por la afectación potencial de los corredores que conectan sitios de alimentación, polinización, descanso y reproducción”, alerta el funcionario de Parques Nacionales.

Santos Ceballos subraya, asimismo, que por encontrarse en el límite del Parque Isla de Salamanca, el proyecto eólico podría “representar algún grado de afectación ambiental” sobre otras zonas sensibles en el Área Protegida y sus sectores colindantes, dentro de los cuales está la Reserva de Biosfera Ciénaga Grande de Santa Marta (Área núcleo – UNESCO, 2004), así como los humedales que hacen parte del Sistema delta estuarino del río Magdalena, Ciénaga Grande de Santa Marta (Convención Ramsar – 1998), que “constituyen áreas con ecosistemas de especial importancia ecológica para la Nación”.

El funcionario le respondió a Corpamag que por la magnitud y el impacto del proyecto es necesario solicitar la intervención de la Anla, y durante la evaluación del proyecto deben conocerse los pronunciamientos del Ministerio de Ambiente y de Parques Nacionales.

Explorar más notas