Portuarios exigen medir impacto del parque eólico sobre navegabilidad en Barranquilla

Grand Energy tramita ante Cormagdalena la autorización para instalar en el río, frente a Las Flores, los 12 gigantescos aerogeneradores.

Por José Granados Fernández
X @JoseGranadosF

Inquietos y en busca de explicaciones que pedirán a las autoridades responsables de la seguridad naval en el puerto de Barranquilla, se declaró Asoportuaria por la construcción en el río Magdalena del parque eólico, al frente del barrio Las Flores, en límites con la Isla Salamanca, ecosistema de gran valor declarado Sitio Ramsar de importancia mundial y Reserva del hombre y la biosfera de la Unesco.

“Toda obra que uno construya en el río, sea un puente, un muelle, un espolón, un dique, etc., va a tener un impacto, que puede ser negativo o positivo, por lo que quisiéramos saber qué estudios le han hecho a esa instalación (del parque eólico) y conocer sus impactos en el río”, afirmó Lucas Ariza, director ejecutivo de la Asociación Portuaria.

El pronunciamiento del dirigente gremial se conoció al confirmar 30dias.co que, además de la licencia ambiental que le aprobó la Corporación Autónoma Regional del Magdalena, Corpamag, para el Parque Eólico Fluvial Río Grande de la Magdalena de 12 gigantescos aerogeneradores, la compañía Grand Energy S.A.S., a través de su representante legal, María José Arellano, radicó el 1º de abril ante el director de Cormagdalena, Álvaro Redondo Castillo, la Solicitud de autorización de bienes de uso público no portuario – Infraestructura de transporte – Red subfluvial paralela a la ribera.

La propuesta para que le aprueben un permiso por 20 años está en manos de Simón Villalba Díaz, subdirector de Gestión Comercial de Cormagdalena. El funcionario no respondió una pregunta que le formulamos directamente a él. A través de un asesor de Cormagdalena dijo que el proceso “está en trámite”; no dio detalles ni fue posible hacer otras indagaciones al respecto.

La construcción del parque eólico tiene igualmente en alerta a funcionarios de Parques Naturales Nacionales y a ambientalistas por las afectaciones que pueden presentarse en el flujo migratorio anual de aves que llegan de Norteamérica a la Isla Salamanca y en la población de murciélagos.

“Consideramos que el proyecto tendría afectaciones sobre la diversidad biológica”, alertó Guillermo Santos Ceballos, Coordinador del grupo de trámites y evaluación ambiental, en carta enviada el pasado 14 de marzo al director de Corpamag, Alfredo Martínez Gutiérrez. El funcionario dijo que por “la magnitud y el impacto” del proyecto es necesaria la intervención de la Agencia Nacional de Licencias Ambientales, Anla, y del Ministerio de Ambiente.

LAS OBRAS NO PORTUARIAS

Otra de las preguntas que 30dias.co quiso formularle a Cormagdalena tiene que ver con el uso y goce de los bienes de servicios públicos ubicados en su jurisdicción, reglamentado en el Acuerdo 199 del 25 de octubre de 2017 que esta corporación expidió como máxima autoridad ambiental y administrativa del río Magdalena.

Esta normatividad contiene una tabla de “usos no portuarios y obras asociadas” que Cormagdalena podría autorizar.

Uno de los cuatro tipos de usos no portuarios identificados es el de la Infraestructura de Transporte. En este ítem, la tabla habla de “cruces aéreos y cruces subfluviales; de redes encima, sobre o debajo de las riberas no cruzando el cauce” y al lado aparecen especificadas las obras que pueden construirse, como: “líneas de transmisión eléctrica, torres, puentes peatonales, puentes férreos y vehiculares, tuberías, redes de comunicación, obras de protección de las estructuras de soporte como protecciones de orillas, vías férreas y carreteras”.

En la tabla no aparecen identificadas megaestructuras como las del parque eólico”, dijeron expertos consultores en temas navieros.

¿CÓMO SERÁ LA CONSTRUCCIÓN?

Además de conocer los efectos que pueden producir los aerogeneradores en la seguridad de la navegación, por la dimensión de sus pilotes de 25 metros de diámetro que serán anclados al lecho del río a profundidades de entre 60 y 120 metros, Asoportuaria considera muy importante saber cómo será la construcción y montaje de estas pesadas estructuras, de 150 metros de alto con tres aspas de 85 metros de largo y 35 toneladas cada una, de acuerdo con los detalles técnicos de la Resolución 6970 del 13 de diciembre de 2023 que Corpamag expidió al conceder la licencia ambiental.

“La construcción va a afectar el tráfico marítimo, pues el nuestro es un puerto de 24 horas: aquí, diariamente, pueden ingresar 4 embarcaciones y zarpar otras 4 o 5, que se demoran hora y media haciendo el tránsito desde el puerto más lejano (en el área del puente Pumarejo) hasta Bocas de Ceniza; o sea, prácticamente, hay circulación por el río todo el día. Entonces, cuánto se demoraría la construcción del parque eólico, cómo la harán y qué espacio necesitarán. Eso lo queremos saber”, subrayó Ariza.

Otro interrogante es si los aerogeneradores al ser instalados dentro del río van a causar problemas de erosión y/o sedimentación.

La duda surge por un caso reciente que ha desestabilizado el Magdalena: las 24 pilonas del nuevo Puente Pumarejo, cada una de 40 metros cuadrados, está afectado la dinámica del río, tanto que ya desintegró la Isla Rondón y propició el afloramiento de la Isla Pechuga, llamada así por la cuestionada e ineficiente labor del ex director de Cormagdalena Pedro Pablo Jurado.

Otro ejemplo de los efectos de una obra dentro del río es la gigantesca sedimentación que hoy existe en la ribera de Barranquilla, desde RiverPort hasta aguas abajo del Malecón. El fenómeno afloró después de que en 2012 a esta sociedad portuaria le autorizaron construir su muelle en la mitad del cauce.

DESCONOCÍAN EL PROYECTO

En medio de la incertidumbre, Asoportuaria reclama que lo que Cormagdalena vaya a autorizar “debe hacerse de manera responsable, con los estudios técnicos que sustenten esa obra”.

Manifestó Lucas Ariza que en tiempos como los actuales, donde la inmediatez de la información domina las relaciones sociales, “hacer proyectos a escondidas está mandado a recoger”, sobre todo de estas dimensiones. Lo dijo al cuestionar que Asoportuaria, el gremio que maneja una de las actividades productiva más importantes y vitales para Barranquilla, como son las exportaciones e importaciones de alimentos, materias primas, productos manufacturados, etc., solamente conoció la construcción del parque eólico por el informe que 30dias.co publicó en primicia el pasado 11 de mayo.

“Como proyecto de energía alternativa, el parque eólico va de la mano con las nuevas tendencias mundiales, pero esperamos que se haga de manera responsable, midiendo sus impactos, porque lo que no puede suceder es que termine dañando la navegación que nos ha costado tantas luchas, reclamos y pérdidas”, insistió.

“Hoy —enfatizó Ariza— estamos en los gloriosos, sin problemas desde hace año y medio por la labor de Cormagdalena, y eso tenemos que cuidarlo. Las condiciones actuales del puerto son un activo que nos ha costado mucho; sabemos que tenemos que seguir pedaleando para tener soluciones más estables, por lo que esperamos que un proyecto como este (del parque eólico) sea consciente de que no puede afectarnos”.

DEBEN HACER ESTUDIOS: DIMAR

30dias.co también consultó al capitán del Puerto, Jesús Zambrano Pinzón, sobre los efectos que puedan causar los aerogeneradores cuando sean instalados en el lecho del río Magdalena, en la ribera oriental, al frente de Las Flores hasta el Dique de Contracción, antes de Bocas de Ceniza.

Respondió el oficial que, con base en estudios técnicos, es a Cormagdalena a la que le toca hacer la evaluación de posibles efectos erosivos y sedimentarios.

“Yo haría los estudios antes de autorizar cualquier cosa”, manifestó.

En cuanto a la preocupación de si las megaestructuras interferirán en la seguridad de la navegación, el capitán Zambrano aseguró que “no habrá ninguna afectación”, porque los aerogeneradores estarán “lo suficientemente separados” del canal navegable para que no haya problemas.

Explorar más notas